CONCIERTO II: Ensayo de lo común