LA ASAMBLEA DE LAS MUJERES

ACCIÓN DE INICIO

EN EL TEATRO


Con: I Acevedo, María Florencia Alcaraz, Dora Barrancos, Sonia Basch, Ingrid Beck, Azul Blaseotto, Manuela Begino Lavalle, Charo Bogarín, Carolina Bonillo, Gabriela Borrelli, Nina Brugo, Malena Bystrowicz, Luisa Calcumil, Mariana Carbajal, Nora Cortiñas, Mercedes D`Alessandro, Liliana Daunes, Mariana Dimópulos, Sonja Eismann (Alemania), Eleonor Faur, Feministas del Abya Yala, Ofelia Fernández, Laura Fernández Cordero, Dolores Fonzi, Tina Gerhäusser (Alemania), Andrea Giunta, Cecilia González, Liliana Hendel, Ana Katz, Lisa Kerner, Julia Korbik (Alemania), Claudia Korol, Sofía La Watson, María Eugenia Ludueña, Diana Maffía, Ana Mallimaci, Manifiesta Cooperativa de Comunicación, Naty Menstrual, Layla Metssitane (Francia), María Moreno, Catel Muller (Francia), Malena Nijensohn, María O`Donnell, Power Paola, Lala Pasquinelli, Agustina Paz Frontera, Luciana Peker, Paula Peyseré, Claudia Piñeiro, Martha Rosenberg, Daiana Ruiz, Matilde Sánchez, Rita Segato, Sophie Spandonis (Francia), Susy Shock, Cecilia Szperling, Mónica Tarducci, SaSa Testa, Camila Torre Notari, Loreley Unamuno, Soledad Vallejos, Julieta Venegas, Constanza Verón, Florencia Vespignani, Marlene Wayar, Eugenia Zicavo.

Contenidos: Marcela Basch, Carla Imbrogno, Amalia Sanz.

Descargá la programación AQUÍ

 

ACCESIBILIDAD

 

Todas las localidades se retiran en el Teatro 90 minutos antes del inicio de cada actividad.


En la obra La asamblea de las mujeres, Aristófanes usa la comedia para plantear lo que en el siglo IV antes de Cristo solo podía ser ficción especulativa: que las mujeres decidieran sobre los asuntos de la polis, es decir, sobre los asuntos públicos. Fue incluso más lejos: las imaginó tomando decisiones muy diferentes de las de los hombres, radicalmente orientadas hacia el bien común. Para lograrlo, sus protagonistas se vestían de varones y en ese gesto resignaban todo reconocimiento personal, hasta el punto de hacer pasar sus ideas como ajenas. La pieza prefigura así la inabarcable trama de milenios en los que las mujeres quedaron camufladas tras sus obras, o directamente invisibilizadas. Sobran ejemplos, como George Sand o George Eliot, nacidas Aurore Dupin y Mary Anne Evans. Virginia Woolf lo puso claro en Un cuarto propio: “Durante la mayor parte de la historia, ‘Anónimo’ fue una mujer”.

Casi dos mil quinientos años después, esta Acción de inicio del Teatro Nacional Argentino – Teatro Cervantes, en coproducción con el Goethe-Institut, el Institut français d’Argentine y la Fundación Medifé y con la colaboración de la Alianza Francesa de Buenos Aires y la Fundación Rosa Luxemburgo, recupera simbólicamente aquella pieza teatral para poner en escena las múltiples y largas luchas de las mujeres, los feminismos y los activismos sexo-genéricos por acceder a una ciudadanía y una vida plenas, con igualdad de derechos, libertad, autonomía, voz y voto. Presenta así perspectivas argentinas, alemanas y francesas sobre algunos de los temas nucleares de la actualidad global y miradas sobre el pasado. Traza un arco histórico que va desde aquella Asamblea de las mujeres de la Antigüedad hasta esta asamblea contemporánea atravesada por la efervescencia y la vitalidad política. Propone una jornada de circulación de ideas que durante todo el día tome el espacio entero del teatro con espíritu plural, abierto y diverso.


Compartir