TADEYS

DE OSVALDO LAMBORGHINI, EN VERSIÓN TEATRAL Y DIRECCIÓN DE ALBERTINA CARRI Y ANALÍA COUCEYRO

EN EL TEATRO

SALA LUISA VEHIL

COMPRAR ENTRADAS


Con: Diego Capusotto, Canela Escala Usategui, Javier Lorenzo, Iván Moschner, Felipe Saade, Florencia Sgandurra, Bianca Vilouta Rando

Actuación en video: Diego Capusotto, Analía Couceyro, Canela Escala Usategui, Javier Lorenzo, Felipe Saade, Bianca Vilouta Rando

Producción: Francisco Patelli, Ana Riveros
Asistencia de dirección: Juan Doumecq

Colaboración artística: Lisandro Outeda
Música original: Florencia Sgandurra
Iluminación: Sol Lopatin
Vestuario: Mónica Toschi
Escenografía: Gonzalo Córdoba Estévez, Mariana Tirantte

 

ACCESIBILIDAD


El pueblo no sabe que se puede cambiar de sexo”.
Osvaldo Lamborghini, Tadeys

Es un cuento mi cuerpo”, le dice el boyerito a su amante, poco antes de suicidarse, en la primera parte de Tadeys, la novela de Osvaldo Lamborghini. Escrita entre septiembre y diciembre de 1983 en Barcelona, el manuscrito organizado en tres carpetas numeradas no se reveló hasta después de su muerte. Fabula político-sexual, novela total, farsa lujuriosa y brutal, son algunos de los apelativos que
se han usado para dar cuenta de este cuerpo textual inacabado que, en palabras de Graciela Montaldo, “se trata de la obra de un clásico de la modernidad, no de un escritor de ruptura o experimental sino de alguien que escribe literatura cuando la literatura llegó al pico de su crisis”.
En la versión de Albertina Carri y Analía Couceyro, Tadeys continúa siendo una prosa plena de sensual y corrosiva acrobacia, además de una obra de teatro, una película, una ópera buffa, y el desafío de acercarse a un material y a un autor de extremo personalismo. El cuadro siniestro es protagonizado aquí por un científico y un policía desquiciados: el Doctor “la araña” Ky, interpretado por Diego Capusotto, y el Comandante “la hiena” Jones, en el cuerpo de Javier Lorenzo. El relato se centra en la operatoria de un buque de amujeramiento para adolescentes violentos. La forma de volver dóciles a estos cuerpos insurrectos es feminizarlos. Pero, ¿qué es una mujer?
Tadeys también es el nombre de los excluidos, manadas de animales sometidos que son el alimento y el motor de la economía del reino. Quizás adelantado a su tiempo, Lamborghini plantea que el adoctrinamiento conlleva el lugar de sometimiento de lo femenino. Pero, “El Estado, ¿era hombre o mujer? Por aquella época, la respuesta sin ambigüedad, era «es hambre para todos»”.

Duración aproximada: 80 minutos

Esta obra fue seleccionada a partir de la Convocatoria de proyectos teatrales para programación 2019. 

 


Compartir